Frecuentemente le damos prioridad al trabajo sobre todo lo demás en nuestras vidas. Deseamos tanto tener éxito profesional que esto puede hacer que dejemos de lado nuestro propio bienestar.

Encontrar el balance entre el trabajo y la vida puede ser difícil. Sin embargo, es muy importante para mejorar nuestro bienestar físico, mental y emocional.

¿Qué es el balance entre la vida y el trabajo?

El balance entre la vida y el trabajo es un estado de equilibrio donde le damos la misma prioridad a nuestra vida profesional y a nuestra vida personal.

No existe una fórmula definida para encontrar balance. Todos somos diferentes y tenemos distintas obligaciones y distintos sueños. Sin embargo, hay muchísimas formas que nos pueden ayudar a encontrar este balance.

A continuación, te daré 8 consejos para ayudarte a lograr un equilibro entre tu vida profesional y tu vida personal:

  • Acepta que no existe un balance perfecto – No te esfuerces por conseguir el balance perfecto, esfuérzate por conseguir un balance que sea realista. Algunos días puedes enfocarte más en tu familia y en tus actividades personales, y otros días en tu trabajo. Poco a poco irás encontrando tu propio balance; no intentes encontrarlo de la noche a la mañana.
  • Establece límites saludables en tu trabajo y en tu casa – Establece horas laborales y no laborales, y honra tus horarios. Los límites te van a ayudar a organizar mejor tu tiempo. Esto te permitirá tener más tiempo para ti, pasar más tiempo con tus seres queridos, mejorar tus relaciones con los demás y mejorar tu calidad de vida.
  • Encuentra un trabajo que te guste, o encuéntrale el gusto a tu trabajo actual – Pasamos gran parte del día en el trabajo, por eso es importante encontrarle el gusto. Ir al trabajo no debe ser un sufrimiento, debe ser placentero. No necesariamente debe gustarte absolutamente todo; sin embargo, es importante que encuentres cosas que disfrutes. Esto contribuirá a tu bienestar y a tu felicidad.
  • Define que es ser exitoso para ti – No definir qué es ser exitoso para ti puede llevarte a perseguir más dinero, más logros, un mejor puesto, entre otras cosas, todo el tiempo. Define qué es ser exitoso para ti. Considera que significa vivir bien para ti y tómalo en cuenta en tu definición de éxito. Recuerda que una vida exitosa no sólo depende de los logros; si no también de lo feliz que uno es. 
  • Haz tiempo para ti y engríete – Haz tiempo para ti, para disfrutar de las cosas que te gustan hacer y te nutren el alma. Si bien tu trabajo es importante, no debe ser la única prioridad en tu vida. Compénsate por la buena labor que haces. Celebra los logros pequeños. Recuerda, si tú estás bien, tu mundo estará bien.
  • Desconéctate de vez en cuando – Desconectarte de vez en cuando te va a ayudar a recargarte de energía, te dará espacio para nuevas ideas y te ayudará a reducir el estrés. Hay muchas actividades que puedes realizar para desconectarte, tales como leer, hacer deporte, meditar, entre otras. Encuentra una actividad que te guste y que te permita desconectarte y recargarte de vez en cuando.
  • Ten un grupo de apoyo – Contar con un grupo de apoyo te va a ayudar a mantener el rumbo hacia tus metas. Comunica tu visión y tus objetivos e incluye formas en las que puedan ayudarte.
  • Crea un plan para alcanzar tus metas – Crea un plan con objetivos, plazos y medidas de acción. Los objetivos deben estar bien definidos y deben ser medibles para que puedas monitorear tu progreso y realizar ajustes cuando sea necesario. Esto te permitirá mantener el rumbo hacia tus sueños y metas.

¡Define tu propio balance y crea un ritmo saludable que sea sostenible y te haga feliz!